Como revisar tus amortiguadores

Es vital tener en consideración que en tu coche los amortiguadores juegan un papel fundamental y estos deben estar en buen estado. Para conseguir los mejores repuestos para tu vehículo te recomiendo comprarlos en los desguaces todo terreno, porque allí encontrarás todos los repuestos que necesitas a los precios más bajos.

Sin embargo, debes tener claro el momento para hacer el cambio de los amortiguadores, y por esto debes saber cómo revisarlos. Así que, si quieres saber cómo debes revisar tus amortiguadores para saber si debes cambiarlos próximamente te invito a que sigas leyendo.

Consejos para la revisión de amortiguadores

Revisar los amortiguadores de tu vehículo es un proceso que es realmente sencillo, siempre que sigas los siguientes consejos que resultarán fundamentales:

Inspección visual

La inspección visual de los amortiguadores te permitirá determinar si a simple vista estos presentan algún tipo de daños. Lo más común que podrás observar es que los amortiguadores tienen óxido en su superficie, lo que hará que pierdan su función.

Por otra parte, también debes verificar que los amortiguadores no vayan a tener ningún tipo de fuga de aceite. Si cuando aparcas tu coche, este comienza a dejar manchas en el suelo, esto quiere decir que los amortiguadores están en muy mal estado.

Fíjate en las defensas

Para que puedas saber si alguno de los amortiguadores está fallando puedes hacer una inspección visual de tu vehículo. Debes asegurarte de que está aparcado en un lugar completamente plano, y debes tomar una distancia que te permita ver por completo el coche.

La línea de las defensas debe estar completamente paralela al pavimento para conseguir un buen rendimiento. Si notas que el vehículo se inclina hacia algún lado, esto quiere decir que el amortiguador de ese lado está fallando y que debes hacer el cambio de ambos amortiguadores para mantener un buen rendimiento.

Prueba del rebote

La prueba del rebote es algo fundamental que debes tener en consideración para que puedas conseguir un gran rendimiento. Para hacerla correctamente simplemente debes ejercer presión en la carrocería hasta que la suspensión descienda, y luego soltar la presión para que el coche vuelva a su posición.

Debes fijarte si el vehículo vuelve a su posición original en un solo movimiento, lo que indicará que los amortiguadores están en buen estado. Sin embargo, si el coche da varios rebotes antes de volver a su posición, indicará que los amortiguadores están en muy mal estado, y por este motivo tendrás que cambiarlos cuanto antes.