¿Qué puntos considerar antes de instalar una alarma en casa?

Antes de decidirse a instalar un sistema de seguridad que proteja la casa, se deben tomar en consideración ciertos factores importantes, estos son:

Evaluar el riesgo de robo

Previo a realizar una instalación de seguridad en el domicilio, es más que recomendable avaluar si en realidad se necesita o no protección en la casa. Aunque es algo que cualquiera puede hacer pos sí mismo, nunca está demás solicitar la ayuda o al menos el asesoramiento de una empresa de seguridad que indique cuál alarma será la más indicada para la casa.

Para darle un poco de claridad a los distintos niveles de riesgo de robo que pueden llegar a tener las diferentes clases de viviendas, se pone un ejemplo sencillo en la mayoría de los casos:

Un piso localizado en el centro urbano

El grado riesgo es medio, por lo general en los pisos se disminuye la probabilidad de sufrir intentos de allanamiento con respecto a una casa. Sin embargo, desafortunadamente no están exentos de padecer intentos de robos, lo cierto es que al estar situados en el casco urbano, tienden a estar emplazados en alto, lo cual reduce bastante el riesgo.

En esta entrada encontrarás que cerradura debes utilizar para la seguridad de tu hogar

Una casa asentada en la ciudad

En este ejemplo, el grado de riesgo es medio/alto, al estar situadas dentro del caso urbano se encuentran un tanto “más protegidas”, puesto que suelen estar rodeadas de otras viviendas y de vecinos, pero esto no quiere decir que se debe estar confiado, es necesario tener también precaución.

Una casa ubicada a las afueras de la ciudad

En las casas que están a las afueras de la ciudad el grado de riesgo es alto, sea que estén en urbanizaciones o aisladas en el campo, debido a que por regla tienen a ser más vulnerables a sufrir un robo. Por el simple hecho de estar aisladas sin vecinos u otras casas cerca, resultan bastante atractivas para los amigos de lo ajeno.

Colocar o no una alarma en casa, el gran dilema

Solo el propietario de la vivienda tiene la última palabra, deberá ser el que decida qué hacer. Claro está que, en los tiempos que corren tener protegida una vivienda más que un lujo, se ha tornado en algo cotidiano e indispensable, prácticamente una necesidad.  En primera instancia porque una casa representa un patrimonio difícil de alcanzar, y en segundo, por el nivel de inseguridad reinante que se experimenta en estos últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *