No se deje acumular las reparaciones del coche

Revisar con frecuencia, hacer los mantenimientos a tiempo, reparar de forma oportuna, es lo ideal. No obstante, cumplir con esas recomendaciones no es tan sencillo, sobre todo si el dinero es una limitante. Para nadie es un secreto que los precios de los repuestos van en ascenso y con el paso del tiempo, los coches van demandando más y más recambios.

A pesar de la dificultad económica que supone tener el vehículo en buen estado, hay que tratar de hacer el esfuerzo por varias razones que a continuación mencionaremos:

  • Seguridad. El factor más crítico que se debe tener en cuenta, es el relacionado con la seguridad vial, debido a que conducir con un vehículo dañado supone un peligro, no solo para el usuario del coche en cuestión, sino para todo aquel que le acompañe e incluso para otros conductores o peatones con los que coincida. Puede que no ocurra nada o solo suceda algo leve, pero estamos hablando de una irresponsabilidad asumir ese tipo de riesgos.
  • Economía. Cuando no atendemos las fallas justo cuando aparecen, con el tiempo pueden empeorar. Los sistemas del vehículos se interrelacionan de una u otra forma, así que una avería puede llegar a dañar múltiples componentes; por lo tanto, el gasto se irá engrosando a medida que el problema se expanda.
  • Salud. Este factor no siempre es considerado, pero es igual de importante. Un coche en mal estado puede propiciar perjuicios a la salud, directos e indirectos. Si emana algún agente tóxico, claro está que atentará contra el bienestar de sus usuarios; también es probable que afecte al medio ambiente en cierta magnitud. Algunos problemas indirectos pueden ser ocasionar estrés, ansiedad y hasta depresión.

Seguramente hay otros elementos negativos asociados a tener un coche con irregularidades, sin embargo, los señalados pueden ser los más críticos. Para que sea factible la reparación, desde el punto de vista económico, se puede optar por los repuestos que venden en los Centros Autorizados para el Tratamiento de Vehículos (CATV), conocidos también como desguaces o despieces.

Las piezas usadas coches son mucho más económicas que las nuevas y si se compran en lugares especializados, en los cuales garanticen los repuestos, no habría nada que temer. Es mejor utilizar recambios de segunda mano, que andar con el vehículo causando problemas y poniendo en riesgo a más de uno. En España hay muy buenos desguaces, lo recomendable es usar un directorio que tenga afiliado a los que son legales.