La ansiedad y sus complicaciones

La ansiedad es la tensión que puede sufrir una persona ante una situación considerada como peligrosa para sí misma, esta va acompañada por una sensación de malestar o de miedo opresivo que si se descuida puede llegar a convertirse en desesperación. Esta sensación de ansiedad puede ser generada por cualquier tipo de estimulo interno o externo, siendo estos pensamientos, ideas, situaciones, noticias, etc., que sacan a la persona de su bienestar y los hace sentirse superados o que no pueden solucionarlas.

¿Cómo se genera la ansiedad?

La ansiedad se puede generar por dos situaciones, una de ellas es la situación real, donde la persona sufre un cambio radical de un momento a otro y que lo hace sentir estresado, sin embargo esta ansiedad es adaptativa y se puede solucionar. La otra es una cadena de suposiciones, donde la persona no tiene idea de lo que pueda suceder y su estrés se alimenta por pensamientos negativos hacia una situación que no ha sido confirmada y que se mantiene a futuro. Principalmente la ansiedad se genera por el estrés desproporcionada mas la cantidad de tiempo que una persona pasa bajo los efectos de la misma sin llegar a una solución.

¿Qué problemas causa la ansiedad?

Las personas que sufren de ansiedad comúnmente pueden tener ataques de pánico, donde se padece de un intenso miedo de manera extremista y que puede alcanzar su punto más intenso en tan solo 10 minutos. Si la persona con ansiedad se descuida y el ataque de pánico se hace mas fuerte sin tener aun una salida a la situación, esta persona puede llegar a sufrir de desesperación. Es en este momento cuando la persona afectada sufre de un miedo muy intenso sin explicación razonable, que puede derivar en dificultad para respirar, taquicardia, temblores, etc.

¿Cómo controlar la ansiedad?

Existen técnicas que han sido comprobadas, entre una de ellas está la respiración diafragmática, su función es la de relajar a la persona por medio de la respiración profunda e interiorizada, donde la persona toma aire sin mover los hombros llevando el aire hasta la parte más profunda del abdomen, desplazando las costillas y permitiendo la entrada de una mayor cantidad de aire. Esto hace que la persona se sienta cada vez más calmada y pueda pensar con claridad, apartando el estrés y hallando una solución al problema donde antes no podía verla, aliviando su miedo ilógico y la ansiedad ante una situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *