El uso indebido de los medios digitales

Los medios digitales constituyen de un recurso invaluable de interacción para los jóvenes, permitiendo congeniar y desarrollarse a nivel social con otros indebidos. No obstante el uso inadecuado de estos elementos origina repercusiones en otros a nivel interpersonal, originando lo que se conoce como acoso digital.

Identificando y deteniendo el acoso digital

Los medios digitales proveen una diversidad de utensilios que pueden utilizarse en distintos ámbitos, destacándose el sector laboral, comunicativo, el de entretenimiento, y el social, pudiendo acceder a ellos remotamente a través de ordenadores o usando un dispositivo móvil o Smartphone.

Uno de los factores detonantes de la masiva popularización de los medios digitales son los dispositivos móviles, permitiendo que gran parte de estas actividades pudiesen efectuarse en cualquier lugar, elemento que las redes sociales no pudieron desperdiciar.

Con un público amplio, en el que sobresale una audiencia joven, las redes sociales, y las plataformas de mensajería comprenden de un recurso invaluable utilizado para la comunicación, la interacción y el desarrollo social de cualquier individuo, de utilizarlo debidamente, claro está.

Si bien estos elementos utilizados en dispositivos móviles promueven de un invaluable recursos para individuos de cualquier edad. La presencia de terceros que frecuentan, redes sociales y aplicaciones de mensajería a fin de ocasionar un comportamiento perjudicial a otros un hecho inevitable hoy en día.

A pesar de ser un término extenso, este tipo de ataques interpersonales dirigidos a cualquier individuo recibe el nombre de acoso digital. Siendo los más afectados, la audiencia joven que frecuenta de manera constante las diversas plataformas mencionadas como elementos sociales.

Aparentando ciertos aires de inocencia, el acoso digital es un acto dañino que puede ser identificado en sus víctimas al visualizar cualquier tipo de cambio, resaltando los cambios de hábito, ánimos y comportamiento, como el desapego repentino hacia los medios digitales.

Sin importar el daño originado, el acoso digital es un acto cometido a diario, debido a que ocasiona un daño irreparable, a la intimidad, al bienestar emocional y a quienes van dirigidos, es sancionado con un periodo de uno a cuatro años en prisión.

Es un acto que desafortunadamente se comete diariamente, razón por los que los progenitores deban estar en constante vigilancia de sus hijos a fin de evitar que estos se vuelvan en una potencial víctima o inclusive, en un agresor. Resaltando el peligro de estos medios de utilizarse para fines indebidos.