CORRER PARA SUPERAR ENFERMEDADES

Para muchos, el mero hecho de calzarse las zapatillas y salir a correr, es algo más que el simple hecho de practicar un deporte. Cada vez son más los corredores que hablan y nos cuentan sus principales motivos para seguir sumando kilómetros día tras día sin rendirse.

Entre las enfermedades que puede ayudar a mejorar  el running, destacan la ansiedad y la depresión leve. Si eres uno de los que padecen síntomas de ansiedad o estrés, os recomendamos a iniciaros en la práctica del running. Desde el primer día que salgáis a correr y gracias a las endorfinas, observaréis como, mientras que estéis corriendo, vuestra activación fisiológica se verá reducida y esa sensación de “presión” tan molesta que tienen este tipo de personas durante todo el día se verá disminuida. En definitiva, se dice que correr tres veces por semana durante 30 minutos diarios es igual de eficaz para combatir la depresión que los antidepresivos.

Otra enfermedad que mejora con el ejercicio físico y que ha sido demostrado en numerosos estudios es el cáncer. Como consecuencia de estos estudios, se ha comprobado que la disminución del riesgo de sufrir de cáncer tras un aumento de la actividad física resulta convincente principalmente en el caso de cáncer de mama y de colon, le siguen el cáncer de próstata y por último los cánceres de pulmón y de endometrio.

Aunque parezca extraño, también es beneficioso hacer ejercicio en el caso de personas que padecen enfermedades coronarias y se ha demostrado que el ejercicio resultó igual de bueno que los medicamentos para prevenir la muerte por enfermedad de las arterias coronarias. Existen estudios, en los que el ejercicio obtuvo mejores resultados incluso que los medicamentos en la prevención de muerte por infarto entre los pacientes.

TAMBIÉN PARA LAS ADICCIONES

Por último, existen muchos casos de personas que cuentan que el ejercicio les ha ayudado a superar algunas adicciones como el alcohol o las drogas.

Por todos estos motivos que hemos comentado, no lo dudéis, poneros ropa deportiva y animaros a salir a correr, eso sí progresivamente, y sin cometer disparates. Veréis como poco a poco vais dejando a un lado el botiquín y las medicinas tradicionales por una buena carrerita al aire libre. Es mucho más barato y sobre todo más saludable.

Como orientación, decir que debemos realizar cualquier actividad aeróbica de moderada intensidad tres veces a la semana para llegar a conseguir los efectos saludables deseados. Dichos efectos más inmediatos serán la mejora del estado de ánimo, la mejora de confianza,  una mejor coordinación y un aumento de la concentración. El running es un ejercicio que como puedes ver afecta al cuerpo y a la mente y tiene potentes efectos psicológicos. ¡Ponte tus zapatillas y tu pulsómetro y empieza!, ¡Una vez lo pruebes no podrás dejarlo!.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *